Es esta nueva entrada de nuestro blog, vamos a mostrarles las diferencias entre una alfombra realizada a mano y otras confeccionadas a máquina. Una información muy útil si quiere distinguir como fue confeccionada la misma.

Las alfombras hechas a mano, son confeccionadas empleando un telar sobre el que se diseña y anuda a mano. Al contrario las alfombras hechas por una máquina, son confeccionadas por un telar automatizado, que en la actualidad están controladas por un ordenador. Esto permite que las alfombras fabricadas a máquina, tengan un tiempo de confección muchísimo más rápido que las hechas a mano, que dependiendo del tipo y diseño, pueden incluso llevar a años de producción. El empleo de materiales sintéticos es también mucho más común en las hechas a máquina, mientras que la lana es el material más frecuente en las alfombras hechas a mano.

A continuación vemos algunas características, que nos van a ayudar a distinguir una alfombra genuina hecha a mano de una hecha a máquina son:

  1. Flecos – En una alfombra hecha a mano, los flecos son una extensión de la alfombra (el urdimbre) y no siendo ni cosidas, ni puestas con posterioridad en la alfombra, como si ocurre en las alfombras hechas a mano.
  2. Los remates (orillo). Están localizados en el largo de la alfombra, en sus lados externos a lo largo de la misma. Son formados por hilos de trama que rematan bordes, haciendo que se mantengan juntos y unidos. Estos remates, muchas veces nos permiten identificar como está confeccionadas las alfombras, ya que según sean los tejidos estos serán diferentes, tanto en estilo, como en modo de terminación de los bordes. Cuando se realizan a máquina, son generalmente muy finos e idénticos en su remate. Y en una alfombra hecha a mano los bordes son cosidos a mano, así a menudo haciendo que sean desiguales y no homogéneos.
  3. El modelo y el Diseño – los modelos realizados en una máquina, son generalmente muy exactos y el diseño normalmente es reflejado de un lado al otro. Son muy raras las inconsistencias si son realizadas a máquina, siendo más probables en las realizadas a mano. En las alfombras tejidas a mano, el tejedor, no usan un diseño, sino que muchas veces improvisan y lo realizan de memoria – el resultado es una asimetría encantadora.
  4. La parte posterior o revés – Es una de las características más reveladora, para ver la diferencia entre una alfombra hecha a mano de una confeccionada a máquina. Los nudos que se tejen sobre la parte posterior de las alfombras hechas a máquina son casi siempre perfectos y uniformes – donde a simple vista podemos ver a veces líneas blancas (que son los hilos de urdimbre). En la mayoría de alfombras hechas a mano los nudos sobre la parte posterior no son perfectamente alineados, además, cuando se tocan los nudos se nota que no son constantes en todas las partes de la alfombra.
  5. El tamaño y la Forma – Las formas de las alfombras hechas a máquina son exactas, mientras que en alfombras hechas a mano puede haber alguna variación leve y esto es debido al hecho que son hechas a mano.

Siempre que decidan comprar una alfombra, analicen las características expuestas anteriormente para ver si es hecha a mano o a máquina, y no olviden que ante cualquier duda, lo ideal siempre en consultar con el fabricante o distribuidor, que seguro le sacaran de cualquier duda.