El suelo laminado es, generalmente, más fácil para instalar que otro tipo de suelos, caso de madera o  azulejos de cerámica. Pero aún así se necesita mucha destreza y experiencia. Sin la técnica apropiada, se conseguirá un piso laminado que este desigual y que hará que no duré en el tiempo. Para ello os presentamos la forma en la que los instaladores de Fiyasa 93, instalan este tipo de suelos.

  1. Aclimatación del material

Sabiendo que el suelo laminado, se expande y contrae, según la temperatura y grado de humedad ambiente,  lo recomendable es dejar previamente, el material, al menos 48 horas en la obra. En este tiempo el material se adaptará a las condiciones de humedad y temperatura, del lugar donde se va a instalar. Lo recomendable es abrir los paquetes 48 horas antes de la instalación, para darles tiempo para aclimatarse.

  1. Preparación de la zona de instalación

Se debe limpiar la solera o pavimento anterior, donde se vaya a colocar los suelos laminados. También se deben retirar todos los moldeados de puertas, zócalos, pletina, etc. Siempre debe colocarse este tipo de suelos sobre un Fompex con barrera anti-humedad. Su función principal es evitar futuros ruidos y chirridos en el pavimento, así como prevenir zonas húmedas, que hagan que se pudra el soporte o tablero.

  1. Planificación y replanteo de la forma de colocar el material

Este tipo de suelos, al igual que los de madera, son una especie de rompecabezas. Antes de que se comience a instalar, necesitaremos planificar donde ira el principio, final, bordes, y lugares de encuentro. De manera que toda la instalación mantenga el mismo sentido, minorando desperdicios y recortes.

  1. Instalación de las tablas

Comenzamos la instalación, para ello sacamos las tablas para su instalación, disponiendo las misma, en bloques. En este sentido hay muchas formas de instalar, la que nuestros instaladores utilizan es comenzar desde la entrada de la habitación, para que los remates que tengan que realizarse , se hagan en la zona opuesta a la entrada.

Usaremos juntas de dilatación, en estancias de más de 10 m2, dejando siempre un hueco para posibles extensiones, entre las lamas y de lamas con paredes/bordes. Una vez que se alcanzan los bordes se deberán cortar las tablas para encajar el espacio restante. Posteriormente se girará el tablón 180 grados antes del recorte,  utilizando el sistema que permita la tarima laminada adquirida, bien a testa o bien mediante el sistema “clic” , colocándola siempre en el mismo sentido, hasta la finalización de la estancia.

  1. Colocación de los rodapiés.

Una vez que su piso este finalizado, procederemos a sustituir o instalar los rodapiés, que nos permitirá ocultar los pequeños huecos, que hemos dejado entre la pared y el piso.

Esperamos que este artículo les haya sido de utilidad, pero no olviden que deben siempre confiar en instaladores especializados, dado que sólo con un mal replanteo o instalación, puede hacer que suelos económicamente interesantes, puedan salir más caros de la idea inicial. En Fiyasa 93 S.L. nos ponemos a su disposición para ayudarles en la instalación profesional de cualquier tipo de suelo laminado.

Instaladores profesionales de suelo laminado