Hoy planteamos la cómo limpiar suelo laminado. La palabra limpieza,  tiene connotaciones negativas para la mayoría de personas, bien por los costes, bien por el tiempo que le dedicamos. Por ello es muy importante explicar cómo se debe limpiar cualquier tipo de pavimento.

Una fácil limpieza, no sólo será beneficioso para su suelo, sino que hará que nos sintamos mejor y más contentos con el mismo.

Debido a la composición y la construcción de los suelos laminados, estos tienen una capa de desgaste extremadamente dura, haciendo que el suelo laminado sea resistente y de larga duración. Sin embargo, a pesar de ser uno de los suelos del mercado más fáciles de mantener, junto a los suelos de PVC, no debemos olvidar que si necesitan un mantenimiento regular, para que se mantenga el mismo aspecto y belleza, que el primer día que fueron instalados.

Sabiendo todos los pros y los contras, con estos 4 consejos haremos que su pavimento  reluzca como cuando lo compro:

  1. Una solución química para limpiar suelo laminado.

Cuando se trata de utilizar productos de limpieza, hay una gran selección para elegir, ya sea los recomendados directamente por el fabricante, como los específicos que encontraremos en cualquier tienda de limpieza.

Para que la limpieza sea segura, recomendamos limpiar suelo laminado, usando los limpiadores recomendados por el fabricante. No utilice jabón o detergente o productos de vinagre con agua, ya que dejarán una película, o peor aún podrán arruinar su suelo.

Si tiene que comprar un producto alternativo en una tienda, pregunte a un especialista, el cual no sólo le recomendará una marca de confianza, sino que además, le ayudará a elegir un producto que se adapte a sus necesidades, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • ¿Con qué frecuencia se limpia sus suelos?
  • Grado de suciedad entre las limpiezas.
  • ¿Qué tipo de suciedad o restos se tienden a limpiar?.
Por ejemplo cerca de las entradas de un hogar y en los pasillos se acumula una gran cantidad de suciedad, una suciedad que proviene desde el exterior. Un dormitorio, por otra parte, suele tener polvo o pelos de animales domésticos.

Una vez que hayan elegido su limpiador, utilice únicamente la cantidad recomendada por el fabricante, que es por lo general un poco cada vez. Dado que si se aplica demasiada cantidad, puede dar lugar a residuos sobrantes, lo que puede dejar posteriormente rayones.

  1. Utilice una aspiradora con su suelo laminado

El uso de una aspiradora es una gran manera de limpiar suelo laminado. Ya que se puede hacer frente a las áreas más difíciles de alcanzar, como  debajo y entre los muebles y electrodomésticos. Igualmente ocurre en baños y cocinas, dado que son lugares particularmente engorrosos de limpiar, al contener electrodomésticos y muebles de gran tamaño, por lo que un poder de la aspiración suele ser muy productiva.

Para obtener los mejores resultados, asegúrese de tener los accesorios de aspiración adecuados. Trate de no usar accesorios con superficies metálicas ya que estos podrían causar arañazos o rozaduras.

  1. Proceder con Precaución

Si bien existen innumerables herramientas de limpieza en el mercado – y probablemente en su armario de limpieza – no todos ellas son propicios para un piso laminado limpio.

Por ejemplo, trate de evitar el estándar de cerdas de escoba, dado que su movimiento de barrido puede dar lugar a que las partículas se dispersen, en lugar de acumularse y posterior recogida. Es decir el polvo que se está arrastrando, se quedará en el aire, y se posará en otras superficies, lo que hace que sea contraproducente para su objetivo de limpieza. También, dependiendo del color y el patrón de su laminado, la suciedad y el polvo pueden ser difíciles de ver, lo que significa que podemos no ser conscientes de todo lo que se nos va quedando atrás. Los laminados en madera oscura, son laminados donde es especialmente difícil poder reconocer la superficie aún por limpiar.

Si se utiliza una escoba, debemos asegurarnos de que sea para uso en interiores, el uso de una escoba que se utiliza tanto dentro como fuera podría resultar dañino para su piso, al arrastrar polvo, pequeños granos de arena, etc.

Hay algunos productos en el mercado específicos para limpiar suelo laminado. Eso sí revise la composición y uso de los mismos, antes de aplicarlo a su suelo.

Además, los suelos laminados pueden ser resbaladizos, si están húmedos. Por lo que siempre tenga cuidado al caminar sobre un suelo mojado.

  1. Reparadores para pisos laminados
Según el tipo de marcas, algunas como cera, temperas o lápices de labios se pueden eliminar fácilmente. Pero otras veces nos enfrentamos a rasguños o abolladuras en los suelos donde el eliminado no es nada sencillo. Afortunadamente, la mayoría de los principales fabricantes de suelos laminados ofrecen un ‘retocador- kit’, compuesto por lápices acrílicos o masilla de látex, cera o lápices de colores, que pueden ayudar a reparar los mismos.

La elección de las mejores herramientas ayudará a aumentar la longevidad de su suelo y, a su vez, protegerá su inversión. Un piso en buen estado no requiere ser reemplazo tan pronto, y le permitirá sentirse, en su vivienda o espacio de trabajo, con una estancia fresca y limpia.