UNA CURIOSA VISIÓN SOBRE LA HISTORIA DE LOS PAVIMENTOS

Como continuación a nuestros tres anteriores post (parte1, parte2 y parte3) seguimos hablando sobre la historia de los pavimentos, atendiendo a los estudios de Joseph Lewitin, uno de los más reputados expertos en el mundo de los pavimentos.

LAS PRIMERAS ALFOMBRAS

Los tejidos de alfombras se remontan al año 3000 A.C. concretamente al antiguo Egipto. Allí, la gente tejía con  hilos de lino piezas de colores brillantes de lana decorativa. En dicho siglo, estas habilidades se extendieron por todo el Oriente Medio, Mongolia, y siguieron el camino hasta China.

Aunque la mayoría de los materiales de estos pavimentos, tela o lana, no resisten bien el paso del tiempo, se han encontrado fragmentos, en Siberia, de una alfombra tejida en el año 400 A.C. Sin embargo se cree que este tipo de suelos tejidos estaban en uso con bastante anterioridad.

Podría decirse que la expansión de las alfombras, se produjo durante la dinastía Epartida en Persia, que duró desde 1502 – 1736.

Durante este tiempo el arte de tejer alfombras, telas y demás revestimientos para el suelo fue perfeccionado por algunos de los más grandes tejedores artesanos de todos los tiempos. De hecho aún en la actualidad se habla de la alta calidad y lujo de las alfombras persas.

En Europa la fabricación comenzó modestamente alrededor del año 1200, pero fue en el siglo XVII cuando se controló por el gremio de los artesanos-tejedores. Posteriormente todo el proceso se industrializó, en el siglo XVIII, con la invención de los telares mecánicos, que produjeron en masa alfombras y moquetas, permitiendo realizar la producción con económicas de escala, ahorrando en costes y tiempos.

LIENZOS PARA CUBRIR LOS SUELOS

Se trata de un tipo de suelo que se ha perdido con el paso del tiempo. Fue muy popular en Europa, durante la Edad Media, y consistía en piezas de materiales resistentes como lonas o telas de velas, pintadas con diseños elaborados brillantes. Para aumentar la durabilidad, se revestían con petróleo, logrando así preservar los colores sobre el material.

Fueron muy populares, hasta el inicio del siglo XX, debido al hecho de que el material era barato, atractivo y relativamente fácil de mantener. Sin embargo, la invención del linóleo, logro igualar y mejorar todas estas cualidades, provocando un fuerte descenso en el uso de lienzos o trapos para los suelos, hasta el punto de que hoy en día han sido olvidados.