Continuamos con la parte 2, de la historia de los suelos de linóleo.

  • La Lucha por la patente del linóleo.
Con la creciente popularidad de los suelos de linóleo, Walton se enfrento a un rápido aumento de la competencia. Otros fabricantes comenzaron a experimentar con el material, creando su sus propias líneas de linóleo. Un ejemplo, fue el de William Parnacott, que en 1871 patentó un proceso nuevo, que utilizaba aire caliente y frío para acelerar la fabricación de linóleo, un proceso más rápido, pero a costa de reducir la calidad del material producido. Pero pese a la disminución de la calidad, este nuevo método de fabricación, pronto comenzó a ganar popularidad frente al proceso más lento y más caro inventado por Walton.

A pesar de esto, Walton continuo con su expansión; con la apertura de la American Linoleum Manufacturing Company en Staten Island, justo el año después de la patente de Parnacott. Aunque tuvo un corto monopolio en el mercado de América, en 1887 sir Michael Nairn, un fabricante de revestimientos escocés, abrió la American Nairn Linoleum Company en Nueva Jersey, con lo que la comenzó a competir con Dalton en Estados Unidos. Al ver el éxito que estaba teniendo Nairn con su producto, Walton decidió demandarlo por infracción de marca registrada, dado que Nairn usaba la palabra ‘linóleo” que Walton había inventado. Por desgracia para Walton, en realidad, este, no había patentado el nombre y, en una decisión histórica, los tribunales fallaron en su contra, determinando que el término ‘linóleo’ era tan frecuente como para ser un nombre genérico. Apenas dos décadas después de su invención, el linóleo fue el primer producto, cuyo nombre se convirtió en un término genérico.

  • La Armada y el linóleo en el Arte

Los suelos de linóleo tienen unas características de gran resistencia, durabilidad y resistencia al agua. Por ello, la Marina de los Estados Unidos tomó nota de estas ventajas y empezó a reemplazar las cubiertas de madera de las naves, sustituyéndolas por un linóleo de gran espesor, que llegó a ser conocido como “acorazado linóleo ‘. Esta práctica fue usada por también por la Royal Navy,  que utilizo linóleo en las cubiertas, bajo el nombre de ‘Corcho‘. El linóleo desapareció de los buques de guerra de la Armada de Estados Unidos después de los acontecimientos de Pearl Harbor, por ser un material muy inflamable. A pesar de esto, muchos submarinos de la Marina continuaron utilizando suelos de linóleo.

Al mismo tiempo, que era usado por los combatientes,  también fue descubierto por los artistas. Un grupo de artistas de Dresde, que habían pegado tradicionalmente grabados en madera, comenzaron a experimentar con el linóleo para sus impresiones.  Esto condujo a la invención de la técnica de impresión de grabado en linóleo, que es un medio artístico increíblemente popular, y ha sido utilizado por los artistas que van desde Matisse a Picasso. Muchos artistas de hoy en día en Lexington utilizan aún esta técnica.