Retomamos nuestras entradas en nuestro blog, para ello queremos presentaros las nuevas líneas de actuación de Fiyasa 93.

En la presente entrada hemos recopilado 5 pavimentos ecológicos para interiores, que seguro ayudaran a la hora de diseñar o reformar un pavimento. Todas ellas son una solución sana y sostenible que nos ofrecen los pavimentos ecológicos.

Pero lo primero que tenemos que tener en cuento a la hora de valorar el nivel de sostenibilidad de un pavimento ecológico (y en general de cualquier material) son los siguientes aspectos:

  • El origen natural y renovable de la materia prima que lo compone.
  • La obtención responsable del material por parte de la empresa fabricante.
  • La no toxicidad del pavimento terminado.
  • La distancia de transporte del mismo hasta su ubicación final.
  • La capacidad para ser reciclado o reutilizado.
  • La resistencia al uso normal de forma que su durabilidad sea elevada

Por lo tanto, la elección de pavimentos ecológicos requiere conocer un poco la empresa que los fabrica para saber el nivel de compromiso medioambiental de la misma, la distancia del suministro del material o el contenido real del producto final.

Pavimentos ecológicos para interiores

  1. PARQUET/MADERA : Es evidente que si la madera utilizada es de origen responsable, el parquet de madera natural es una opción ecológica que garantiza un origen renovable de la materia prima. Eso sí, hay que comprobar el origen natural y la inocuidad de los barnices utilizados. También hay opciones de tarimas de madera en que no todo el panel es madera natural, sino que hay una parte formada por tablero de fibra. En ese caso además hay que tener en cuenta la no toxicidad de las colas empleadas.
  1. LINÓLEO: Se basa en la mezcla de aceite de lino con harina de madera o polvo de corcho, tres elementos de origen natural y absolutamente renovables, por lo que, debido a ello y a su antigüedad, es uno de los pavimentos ecológicos más conocidos. Las posibilidades de pigmentación permiten una gran variedad estética y al tratarse de un suelo continuo se evitan juntas, algo necesario en muchos ámbitos.
  1. PAVIMENTO DE CORCHO: Es una solución poco conocida pero con muchas virtudes. Su origen renovable y sus cualidades de confort son indiscutibles. El contacto con un pavimento de corcho es muy agradable y cálido, y las opciones de acabados son muchas y para todos los gustos. Además su comportamiento acústico es muy bueno y  su resistencia al impacto y a la rayadura son tan altas que es posible colocarlo incluso en espacios públicos. Por otro lado las soluciones para la capa final se han desarrollado mucho y están libres de gases, con lo que hay compañías que han conseguido certificados de calidad ambiental interior muy altos.
  1. PIEDRA NATURAL: Se trata de una opción real que envejece con carácter y a largo plazo permite el pulido de su superficie para dejarla como nueva. Eso sí, si optas por este tipo de pavimentos ecológicos evita los granitos o comprueba previamente si emiten gas radón, porque es altamente cancerígeno. Los mármoles son una gran opción.
  1. PAVIMENTO DE BAMBÚ:El bambú es un material renovable y con unas cualidades estéticas Hay que tener en cuenta los mismos aspectos que con los pavimentos de madera. Por otro lado, como handicap habitual está la distancia de obtención de la materia prima, ya que suele obtenerse en Asia.

Sea como sea, si se opta por una de las opciones comerciales de pavimentos ecológicos, debemos fijarnos en los certificados de calidad medioambiental y de calidad ambiental interior que tiene el producto que queréis elegir porque con ellos os aseguráis un impacto ambiental bajo y una calidad ambiental interior que de otra manera son difíciles de asegurar.