Seguimos con nuestra segunda entrada, dedicada a los revestimientos de paredes de PVC. A la hora de elegir una selección de un revestimiento de pared u otro tenemos considerar varios factores. Eso sí  el diseño visual de un edificio rara vez determina el tipo de tela o vinilo que uno va a elegir. Con los avances en la tecnología y el diseño, los revestimientos de pared de vinilo pueden imitar casi cualquier material. Por ejemplo, pueden imitar el aspecto de materiales más caros, naturales y texturizados de revestimientos tan impecablemente, que resulta casi imposible distinguir la diferencia del original.

Si bien hay una amplia gama de revestimientos de PVC, es importante seleccionar un color adecuado para su entorno. Por lo general, los colores más oscuros o más neutros disminuyen el desgaste visible en las áreas de alto tráfico, mientras que los tonos más claros, son más susceptibles al envejecimiento e iluminación de una habitación.

Los diseñados con patrones pueden ser más difíciles de instalar que los confeccionados con colores sólidos y lisos, sin embargo son ideales para envejecer edificios o espacios con paredes dañadas, un diseño puede disimilar marcas antiestéticas.

Cuando se instala de manera correcta, los revestimientos de pared de vinilo crea un sello casi impermeable contra la humedad, protegiendo las paredes contra salpicaduras o derrames. (Esto los hace especialmente adecuados para cuartos de baño, áreas de cocina y centros de salud.) La superficie de los revestimientos de paredes de vinilo también suelen soportar el lavado y un fregado profundo.

Consideraciones de instalación / reparación

Antes de la instalación, como con la mayoría de los revestimientos de paredes, es importante tener las paredes donde se van a aplicar , bien sean de yeso, pladur, perfectamente lisas, para que no marquen las imperfecciones de la pared. Los revestimientos de paredes de PVC están construidos para durar y evitar daños, lo que implica que posteriormente son más difíciles de retirar, en comparación con papel tapiz simple o de pintura. La mejor manera de evitar estos inconvenientes es por ejemplo el tener algún rollo de repuesto del material instalado.

También es importante que los revestimientos de paredes de vinilo sean instalados o reparados antes de que aparezcan señales visibles de daños en la superficie de una pared.. La preparación y aplicación pueden ser más difíciles a medida que las paredes acumulan suciedad y suciedad, inhibiendo la suavidad de la pared y la efectividad de la cola para revestimiento de paredes. Como tal, al seleccionar un instalador que tenga en cuenta esto es importante, además recuerden la importancia de la preparación de la superficie.

Los procedimientos de mantenimiento rutinario prolongan la vida de un revestimiento de vinilo para que el material pueda mantener su belleza original y extender su utilidad. Lavar las paredes por lo menos cada dos años (dependiendo de la cantidad de desgaste que sufren) ayuda a mantener los revestimientos de vinilo de aspecto fresco.

Con el mantenimiento rutinario y el cuidado, un revestimiento de pared de vinilo puede sobrevivir muchos años. Ayudando a dar al interior de un edificio la protección que necesita, sin mencionar las posibilidades de un espacio interior hermoso y duradero.